Disfrutar del silencio interrumpido sólo por los sonidos de la naturaleza. Ver las cambiantes tonalidades del cielo invadir los ambientes. Sentir el aroma del césped recién cortado y de los árboles florecidos en todas las habitaciones. Todo esto es posible en el corazón de Rosario. Todo esto es posible en Arealis Puerto Norte.