Ingreso peatonal con cabina de seguridad. Personal de vigilancia durante las 24 horas. Acceso vehicular
a través de una exclusiva calle privada con entrada monitoreada por cámaras y personal permanente.
Seguridad de un barrio cerrado en el corazón de la ciudad.